3 Terapias Corporales Sinérgicas - III Pandiculaciones

Actualizado: 31 mar


Terapias Corporales


En este articulo, finalizo con mis 3 tipos favoritos de Terapias Físicas:

  1. Baños de bosque

  2. Juego

  3. Pandiculaciones (desperezarse)


Nuestro cuerpo contiene toda nuestra historia, y eso incluye a los malos recuerdos, traumas, miedos, enojos y represión de emociones. Todo eso se guarda, casi siempre en forma de rigidez, tensiones, contracturas, etc., generando dolores, malas posturas, entre otros. Y cuando sentimos (esas tensiones o rigidez), solemos tratar de solucionarlo de una manera poco efectiva, que es “elongando”.

Siempre se nos dijo que es importante realizar estiramientos, que la solución a los músculos que se sienten tensos, son las “elongaciones”, ya sea antes o después de realizar algún ejercicio, o cuando experimentamos dolor. Estiramientos estáticos, con el

propósito de relajar a aquellos músculos que se encuentran en tensión.

Sin embargo, cuando buscamos elongar el músculo de manera pasiva, no se genera una conexión sensorial cerebro-cuerpo (casi no interviene el sistema nervioso), y ese efecto que se busca termina siendo efímero, o nulo.

Acá es donde entran las Pandiculaciones. Es el botón de reinicio de la naturaleza, la forma en que restauramos la función plena de los músculos, al tiempo de alargarlos. Es la forma de alargarlos de una manera efectiva y segura, regresando al cerebro el CONTROL y la SENSACIÓN de los músculos, cada vez que lo hacemos. En otras palabras, es el DESPEREZAMIENTO.


Los animales no se estiran, pandiculan, se desperezan. De hecho, nosotros de niños lo hacíamos también, pero como se ve “mal” convencionalmente (por ej: el bostezo), lo reprimimos. Perdimos esa sensibilidad, y cuando perdemos la conciencia sensorio motora y el control muscular, la respuesta de pandiculación se inhibe en nuestro sistema.

Hoy en día considero importantísimo recuperar esa capacidad, y hacerlo un “hábito”, recuperando la conciencia en el cuerpo.

Esta acción de pandicular, al igual que un placentero bostezo, reinicia la longitud muscular, y a nivel cerebral, le recuerda al cuerpo que no tiene que quedarse estresado y contraído. La pandiculación prende una luz en el sistema motor sensorial para optimizar nuestra propiocepción. Es la propiocepción la que nos permite saber con mucha más precisión cómo nos sentimos en realidad. Es lo que nos va a permitir desmantelar la amnesia sensomotora.


Cuando contraés los músculos de esta manera, es decir más allá de la misma contracción en la que se encuentra, esto le permite al cerebro dar una información distinta a los mismos, para que, como respuesta se relajen confortablemente. El resultado es un músculo más cómodo y un control voluntario renovado, así como una mayor coordinación, y una sensación de bienestar, una verdadera relajación despierta.


Ahora bien, ¿Cómo “Pandiculamos”?

Una pandiculación voluntaria requiere de 3 partes:

  1. La contracción de cierto grupo muscular

  2. La relajación progresiva

  3. La relajación completa


Desperezarse frecuentemente es una gran manera de conectar con nuestro cuerpo, ganar autoconocimiento, e ir soltando progresivamente emociones, recuerdos en forma de tensiones. Podes hacerlo como quieras, en la posición que desees. En los links de abajo les comparto 2 videos, con las que suelo hacer, que incorporan patrones contralaterales (torsiones), entre otras posturas.

Pandiculaciones I

Pandiculacions II


Nicolas Gianazza Jodos

Personal Trainer, Coaching Ontológico

Instructor oficial de Animal Flow

Coach de Unconventional Training LVL 2

Kimia Movement



Si te gustó el articulo, dale me gusta y compartilo con tus seres queridos que más desees ayudar. Te lo agradecerán.


Dejanos tu opinión en comentarios...




41 visualizaciones0 comentarios