top of page

5 Pilares Fundamentales Para Una Salud Integral

Actualizado: 31 mar 2022


Lo primero que quiero contarles, es el PARA QUÉ son importantes estos pilares y por qué me tomé el tiempo de preguntármelo y analizarlos.

El hecho de querer gozar de una buena salud, me llevó a cuestionarme todo esto.

¿Y porque considero a la salud como parte primordial y fundamental de la vida?, porque sin ése estado óptimo, no hay actividad alguna que podamos realizar, desde trabajar, relacionarnos, poder gozar de un buen pasar económico; nada, absolutamente nada podemos hacer sin gozar de una buena salud.

Pero… ¿Y a qué me refiero cuando hablo de salud integral? Si vemos y entendemos al ser humano como un ser completo con todos sus dominios, podemos percibirnos desde 3 grandes áreas: Mente, Cuerpo, Espíritu/Alma. Y es relevante abarcar todas las áreas en conjunto, ya que no somos fragmentos, partes por separado, pedazos sueltos, sino más bien: un todo. Por lo que para poder gozar de una salud óptima, tengo en cuenta los siguientes pilares:


Movimiento

¡Por supuesto! ¿Sabías que nuestra naturaleza humana es movernos? Desde tiempos remotos para conseguir nuestros alimentos, ¿Cómo accedíamos a él? MOVIENDONOS!! Y no me refiero sólo al hecho de entrenar. Hablando de un nivel físico, quiero hacer hincapié en algo: ¿alcanza sólo con entrenar 2 o 3hs a la semana? ¡Claro que no! Hagamos lo posible para que el movimiento sea parte de nuestro día a día y no sólo un mero entrenamiento que reservamos para unas horas por semana. Hoy pasamos gran parte del día sentados o quietos, en una misma posición. Mas luego de una larga jornada laboral, ¡claro! estamos tan cansados que queremos dormir una siesta. Y ahí estamos, nuevamente inmóviles. ¿Te preguntaste o más bien, sentiste que pasa cuando dejamos nuestro cuerpo quieto? Empiezan los problemas (llámense dolores, molestias, incomodidades, etc.). Empezamos a estancarnos, y no sólo nos afecta a nivel físico sino también en un nivel mental y emocional, entrando en un círculo vicioso del cuál es difícil salir.

Estamos desconectados de nuestro cuerpo, de nuestra naturaleza como humanos, de nuestro ser. Los invito a romper con este círculo vicioso y transformarlo en virtuoso, volviendo a lo natural, volviendo a la vida, al ánima: el MOVIMIENTO.


Alimentación

Comer comida real es una clave importantísima para conseguir ése estado óptimo de salud que buscamos.


¿A qué me refiero cuando hablo de comida real? son alimentos naturales que podemos conseguir en la verdulería, carnicería, pollería, pescadería y algunos en dietéticas. No poseen envoltorios llamativos ni palabras extrañas que desconozcamos (aditivos alimentarios).

Debemos evitar tentarnos con todo tipo de ultra-procesados o paquetes que solemos denominar como “alimentos”. La comida real nos nutre y los productos en paquetes nos enferman, llevándonos a la larga (y a veces a la corta) a procesos inflamatorios en nuestro organismo.

Hagamos la siguiente analogía: si le pones a tu vehículo nafta premium va a cuidar el motor y mejorar su rendimiento. En cambio, si le pones nafta de menor calidad, es más económica a la hora de pagarla pero a la larga más costosa ya que su rendimiento es menor y progresivamente deteriora el motor. Lo mismo sucede con nuestras elecciones alimentarias en relación al cuerpo. La comida es nuestro combustible y dependiendo de qué calidad sea, va a ser el resultado del rendimiento de nuestro organismo.


Descanso

Otro pilar fundamental es nuestra capacidad de descansar. Y no hablo de la cantidad de tiempo que descansamos, sino de la CALIDAD, nuevamente. Ya que en el descanso es en donde nuestro organismo se repara, se regenera, toma la fuerza y energía necesaria, para poder seguir en un estado óptimo todas nuestras rutinas.


Vivir enchufados a 220v todos los días tiene su costo, ¿estamos dispuestos a pagarlo? ¿Somos capaces de escuchar a nuestro cuerpo, que nos está pidiendo? El estrés laboral cotidiano, el multitasking, la cantidad de estímulos que recibimos en un lapso de tiempo acotado, hace que nuestro Sistema Nervioso esté constantemente estimulado, aquí y allá, en múltiples lugares y estados en el mismo momento. Necesitamos reconectarnos con nuestro interior, saber hacia dónde vamos, ¿para dónde corremos? ¿Para qué corremos? ¿Hacia dónde nos queremos dirigir, cuál es nuestro norte? Conectarnos con el AQUÍ y AHORA, disfrutar cada momento, tomarnos una pausa, y descansar, respetando nuestro reloj biológico, nuestro ritmo circadiano.


Contacto con la Naturaleza

Este pilar a mí me conecta, re-conecta, regula, me vuelve a sintonizar. Y me refiero a dos aspectos: exposición a la luz solar, algo tan importante, como necesario para nuestro cuerpo. Durante el día estar en ambientes iluminados con luz natural, abrir cortinas y ventanas es clave. A mayor exposición a la luz solar, mayor producción de vitamina D, fundamental para múltiples funciones en nuestro organismo, como el fortalecimiento óseo, estimulación del sistema inmune, la regulación hormonal, etc. También con la exposición al sol, liberamos serotonina, combatiendo por lo tanto la depresión y el estrés.


El segundo aspecto que me refiero, pero no menor, es a la acción de