Lo Que La Obesidad Femenina Encubre


Empecemos por comentar un poco lo que la ciencia ha reducido a un simple diagnostico sin tener en cuenta muchos factores que interactúan entre sí a la vez. Por mucho tiempo los científicos hemos estado distraídos buscando el mecanismo molecular de porque alguien sube de peso, olvidándonos que subir de peso nada tiene que ver con la salud, subir de peso no es sinónimo de perder salud y estar en normo peso tampoco es sinónimo de estar sano, todo esto surge de asociar la salud a la forma del cuerpo lo cual tiene que ver con estereotipos culturales. Esto se ha transferido a la ciencia que dicta diagnósticos y abordajes a través de medidas corporales (antropometrías), análisis de sangre (hemogramas), etc. Lo cual es un gran indicador para evaluar como viene el estilo de vida de la persona, aunque un indicador por sí solo no dice mucho, por ejemplo, medís tu glucosa y te da alta según el valor normal, esto puede ser un predictor de “diabetes”, aunque no se sepa muy bien de donde se origina, es solo un supuesto, ahora bien, si no se sabe el origen queda como un valor aislado y que muchas veces se le hace asociar a la persona como que algo mal está pasando en su cuerpo, cuando en realidad es solo un número que no indica si está sano o enfermo.


La obesidad es mucho más que solo el exceso de adiposidad, por ejemplo, los inuit (una población que vive en la Antártida) tienen exceso de tejido adiposo y son sanos (no tienen inconvenientes metabólicos). Para “determinar” si el exceso de grasa es perjudicial hay que saber dónde se encuentra esa grasa, si es en el tejido subcutáneo, la cual tiene como función almacenar grasa, o si es entre los órganos, lo cual podría ser un importante indicador de desorden metabólico, esto nada tiene que ver con la estética corporal, sino más bien con un asunto biológico.




Está claro que una persona con “obesidad” tiene una adicción a consumir alimentos, mas tiene una alteración en el sistema de recompensa también y fundamentalmente en la dopamina a corto plazo, entonces:


¿La obesidad puede reducirse solo a los que comen por la boca en exceso o también a las personas que tienen conductas adictivas donde no pueden controlar sus impulsos?

¿Qué impulsa al ser humano a comer en exceso?

¿Qué busca aliviar en ese acto?


Aquí les dejo este relato donde expresa mi experiencia al escuchar y acompañar a seres femeninos con este síntoma biológico:



Dulce, salvaje, libre y amoroso ser femenino, juro con todo mi corazón que te comprendo.
Entiendo que tengas miedo y te protejas con adiposidad, con energía masculina, con comportamientos que dañan tu corazón femenino sagrado.
Entiendo que esa fue tu manera de comunicarle a tu padre lo que no lograbas decirle con la boca, le demandabas a gritos que te mire, que te guie, que te acompañe y que te acobije en sus cálidos brazos de forma firme y amorosa.
Se lo demandaste a gritos, pero él no lograba escucharte.
Por eso decidiste dejarte de lado, comenzaste a hacerte más grandota para que te vea, comías  a escondidas todo lo que no le decías, aumentaste tus barreras protectoras en forma de grasa para compensar ese abrazo cálido que no te dio, empezaste a guiarte a ti misma.
En todo esto te olvidaste de ti misma, empezaste a ser solo madre de todos, a hacerte cargo de los demás, a cargar con todos los roles como una forma de distraerte.
Y así seguiste aumentando tus protecciones.
Llegaste a construir una familia desde esa herida, elegiste un marido herido para criar y que puedas controlar, fuiste su madre, jamás su mujer.
Así tu útero se bloqueó, tu energía femenina se dañó.
Y todo tu entorno te demanda que seas esa madre de todos que jamás se ocupa de sí misma.
Dejame decirte bella y libre mujer, no tengas miedo en elegirte a vos misma, no temas volver a conectar con tu cuerpo.
Ese cuerpo te comprende, es hora de abrazarlo, de abrazarte y comenzar a ponerte como prioridad comenzando por mejorar la relación que tienes con el alimento y con tu cuerpo.

Extracto de la próxima obra


Gracias por llegar hasta aquí, te animo a que dejes tu comentario y si querés podés compartir lo que esta historia hizo resonar en ti, tu comentario es muy valioso.

Fuerte abrazo.


Juan Marconi.

Licenciado en Nutrición

Preparador Físico

Profesor de Artes Marciales

Cinturón Negro de Kickboxing

Coach en Entrenamiento No Convencional

Instructor en Musculación

Especialista en Epigenética y en Psiconeuroinmuendocrinologia

Director de Bio-Conexión.


Oss, auh, amen, namaste.




Si te gustó el articulo, dale me gusta y compartilo con tus seres queridos que más desees ayudar. Te lo agradecerán.


Dejanos tu opinión en comentarios...



40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo