top of page

¿Podemos Sanar la Emoción a través de la Fascia?



¿QUÉ ES LA FASCIA?

La fascia es un tejido visco-elástico ininterrumpida que forma una matriz de colágeno que rodea y penetra en todas las estructuras del cuerpo que se extiende desde la cabeza a los pies.

La fascia es literalmente el conector fundamental que permite que los sistemas estructurales y funcionales se agrupen físicamente en un paquete unificado. Sin él, el cuerpo es una masa disociada de células moribundas. Este tejido conectivo juega un papel fundamental en la salud y la enfermedad del cuerpo, pero irónicamente, es tan omnipresente que fácilmente se pasa por alto en el estudio de la anatomía, en el mantenimiento de la salud y en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. La fascia envuelve estructuras específicas y segrega una estructura, un órgano o un área de otra; mejorando la función de los músculos al mismo tiempo que proporciona protección, apoyo y separación de otros grupos musculares. Este conector omnipresente ayuda a regionalizar el cuerpo y también conecta una región a otra. Este dualismo es evidente en muchas manifestaciones físicas tanto de salud como de enfermedad. El cuerpo, tan a menudo representado como un grupo de regiones discretas o sistemas funcionales, es en realidad un todo integrado.



La fascia es el huevo de la tortilla, unificándolo todo.

Tu historia emocional está guardada en tu tejido fascial, que es la memoria emocional en tu cuerpo inconsciente. Cuando te tensionás, o tenés algún dolor en tu cuerpo, es una señal del entorno que percibiste y te hizo recordar, haciendo que tu cuerpo se proteja con una tensión excesiva, generando rigidez y limitación. Imaginate eso cada vez que escuchas un ruido fuerte como una bocina, viviendo en una ciudad, o cada vez que te suena el celular y “tenés” que atenderlo ya, u otras situaciones donde percibas un estrés, por más mínimo que sea, repetido a diario.

Desde el interior de las células individuales, a las redes de células, a la estructura de los huesos y órganos, hasta la forma humana completa: son solo redes dentro de redes, un patrón fractal en diferentes escalas que forman todo el cuerpo.



Un fractal es un patrón interminable. Los fractales son patrones infinitamente complejos que son auto-similares en diferentes escalas. Se crean repitiendo un proceso simple una y otra vez en un ciclo de retroalimentación continuo. 

La fascia facilita todas las comunicaciones entre cada parte del cuerpo. Hay 6 veces más receptores nerviosos en la fascia que en los músculos, la fascia existe en forma sólida, en forma líquida (líquido extracelular) y la comunicación en la fascia es 15 veces más rápida que en el sistema nervioso. Aquí es donde tenemos toda nuestra inteligencia, intuición y sentimiento, una extensión del cerebro. La fascia transmite (y recibe) vibraciones.



FASCIA Y MOVIMIENTO

Si la fascia facilita el movimiento muscular, también tiene la capacidad de responder a la falta de movimiento. El movimiento, la presión, la carga y la fricción son elementos que mantendrán el entorno del tejido conectivo. Sin movimiento, lo más probable es que se produzca rigidez y, por lo tanto, falta de flujo de líquido. El resultado es la rigidez que la mayoría de nosotros habremos experimentado en una etapa u otra, pero que si se deja continuar, empeorará.


Beneficios de una Fascia Saludable:

  • Mejora de la simetría y alineación del cuerpo

  • Aumento del flujo sanguíneo

  • Recuperación más rápida del ejercicio

  • Apariencia reducida de estrías y celulitis

  • Ruptura del tejido cicatricial

  • Riesgo reducido de lesiones

  • Menos dolor en el día a día

  • Rendimiento deportivo mejorado



El estado de tu fascia puede determinar qué tan hidratado estás, cuánta tensión tienes e incluso afectar tu bienestar emocional. Los expertos en fascia señalan que muchas de nuestras limitaciones físicas y dolor son el resultado de la cicatrización de la fascia y la acumulación de fascia densa y seca alrededor de los músculos y las articulaciones, e incluso en la piel. Esto suele ser el centro del dolor crónico, las enfermedades, las lesiones y la movilidad limitada que muchas personas asocian con el envejecimiento. Palabras como pegajoso, grumoso, apretado, difuso, atascado, esponjoso, escamoso... se utilizan indistintamente para describir el estado de la fascia. La fascia enfermiza forma restricciones, adherencias y distorsiones. Por el contrario, la fascia sana es una fuente de juventud. Cuando la fascia está sana, es suave y flexible, y vuelve a su forma original después de ser torcida y apretada. Tratar su fascia puede llevar tiempo, pero el alivio es instantáneo. Eso no significa que su fascia pasará de ser insalubre a estar 100% saludable de inmediato.

¿QUÉ ES EL MASAJE MIOFASIAL?

El Masaje MioFascial es una técnica sumamente efectiva para eliminar nuestras restricciones físicas internas. Debido al estilo de vida sedentario, la falta de movimiento, el sobre uso y exceso de tiempo de silla, la alimentación, la luz artificial, el estrés crónico, traumas emocionales (leves e intensos) entre otras cosas, nuestra fascia comienza a calcificarse, o sea a rigidizarse, y a formar adherencias.