top of page

Ritual de Sacrificio Animal Para Consumo Humano

Actualizado: 31 mar 2022

Ritual de Sacrificio Animal Para Consumo Humano

Hablar de este tema resulta un poco complejo ya que estamos navegando en el mar profundo del entendimiento humano de la vida, cada uno de nosotros se encuentra en un momento de conciencia individual y otro diferente en cuanto a la conciencia colectiva, por lo cual ambas conciencias deben tener un punto en común (moral y ético) en donde se pueda desarrollar la idea de "sacrificio".


Desde el momento en que somos concebidos nos alimentamos, y primeramente nos alimentamos de nuestra madre, es decir, que la primera proteína que alimenta nuestro cuerpo es animal y de hecho es humana, nuestra madre nos brinda esta alimentación de forma voluntaria hasta el momento de nuestro alumbramiento.

Al nacer nuestro primer acto es "la visión", vemos la luz y posteriormente el llanto como lo segundo, que en calidad de ser humano experimentamos el dolor o la angustia, específicamente la confusión que nos da el nacimiento, nuestra madre en acto instintivo y bondadoso maternal, lo primero que hace es recibirnos en su regazo y alimentarnos. La leche de nuestra madre, una proteína animal, es nuestro primer alimento, y en ella experimentamos por primera vez la bondad, la compasión, la satisfacción, el placer y mas importantemente el Amor incondicional, muchas veces, hasta con dolor físico, sin embargo no dejan de hacerlo.

En este sentido, el proceso de alimentación humana esta siempre ligada a las emociones, y de hecho son primordialmente importantes ya que nos alimentamos físicamente de ellas también, entendiendo que las emociones son sentidas en el cuerpo gracias a una cantidad de hormonas, que son sustancias químicas generadas por diferentes glándulas, que en el momento de ser expedidas se unen a las proteínas del cuerpo, sean lactosas o la misma fibra muscular de la carne.


Entendiendo ya que todo lo que nosotros recibimos como alimento esta codificado genéticamente, también nos alimentamos de información. Y he aquí la gran importancia del origen de la carne animal para el consumo humano.

Sabemos que diferentes culturas al rededor del mundo durante millones de años han desarrollado formas o rituales religiosos del sacrificio animal para comer, podríamos enumerar una larguísima lista de ellos y los diferentes procesos, pero aquí vamos a centrarnos en la importancia y la forma mas humana de hacerlo.


Los mas famosos rituales que han llegado a nuestros días son dos:

El Judío; por degüello, ritual realizado por un matarife experto, que persigue causar el menor dolor o sufrimiento al animal a la vez de que salga la mayor cantidad de sangre posible, seccionando de forma rápida con un cuchillo, la tráquea, el esófago, los dos nervios vagos, las dos arterias carótidas y las venas yugulares.

Algunos rabinos ortodoxos permiten el aturdimiento posterior al corte, una técnica en la que los cuellos de los animales se cortan casi al mismo tiempo que se dejan inconscientes.

"Otra posible concesión puede provenir de los métodos modernos de aturdimiento, incluido el dióxido de carbono, que no dañan al animal en formas prohibidas por la ley judía"

El Islámico; también por degüello mediante la sección de la tráquea, esófago y carótidas en el vacuno, ovino, caprino y aves. El apuñalamiento en un punto concreto de la tráquea se utiliza en dromedarios y camellos. El asaetamiento se utiliza en animales salvajes.

No está permitido el aturdimiento por golpe o por anhídrido de carbono. Tampoco el electrocutamiento.


La inconsciencia se logra en segundos y la muerte ocurre debido a la hipoxia cerebral y no a la pérdida de sangre.

En el continente americano la cultura Wayuu (norte de Colombia y Occidente de Venezuela) practica un ritual de sacrificio animal muy parecido al Judío y esta presente en nuestros días, donde es valioso rescatar que al realizar el sacrificio animal este es considerado hermano, parte de la familia, por lo cual se le agradece por su vida y se honra el universo con su sangre.

En esta entrega nos centraremos en la importancia de la forma del sacrificio de animales, ya que los asuntos religiosos y morales son fuero de cada cultura y no son de nuestro interés en este momento, por lo que nos centraremos observando el impacto bioquímico de la carne al momento de la muerte del animal para consumo humano.

Para comprender estos conceptos es necesario entender que el animal es un ser pensante y sintiente;

"Los sentimientos son construcciones cerebrales con los que el individuo hace lazos con su entorno, éstos pueden ser placenteros (satisfacción, felicidad), los cuales reforzarán la conducta que los originó, o desagradables (miedo, aflicción, frustración)" (Broom, 1998).

Por lo tanto tienen la capacidad de sentir dolor, angustia, terror, miedo, depresión y entre otros estados, de ello tenemos pruebas científicas; las evidencias neuroanatomías y neurofisiológicas en el sistema "Límbico" de todos los vertebrados.


Entendiendo esto, comprendemos la necesidad humana de que los animales que nos acompañan en la vida para alimentarnos vivan una vida placentera, feliz y en armonía dentro de nuestras granjas, ya que eso mismo será lo que nos alimente. Esto implica una relación sagrada de reverencia ante los animales de nuestra comunidad. La forma mas directa y rápida para sacrificar el animal son las que ya explicamos anteriormente, de las que tenemos experiencia milenaria en diferentes culturas.

Una razón importante de observar es la de que no se genere en el animal emociones que luego vayan a ser una bomba química que estará se