Ritual de Sacrificio Animal Para Consumo Humano

Actualizado: 31 mar

Ritual de Sacrificio Animal Para Consumo Humano

Hablar de este tema resulta un poco complejo ya que estamos navegando en el mar profundo del entendimiento humano de la vida, cada uno de nosotros se encuentra en un momento de conciencia individual y otro diferente en cuanto a la conciencia colectiva, por lo cual ambas conciencias deben tener un punto en común (moral y ético) en donde se pueda desarrollar la idea de "sacrificio".


Desde el momento en que somos concebidos nos alimentamos, y primeramente nos alimentamos de nuestra madre, es decir, que la primera proteína que alimenta nuestro cuerpo es animal y de hecho es humana, nuestra madre nos brinda esta alimentación de forma voluntaria hasta el momento de nuestro alumbramiento.

Al nacer nuestro primer acto es "la visión", vemos la luz y posteriormente el llanto como lo segundo, que en calidad de ser humano experimentamos el dolor o la angustia, específicamente la confusión que nos da el nacimiento, nuestra madre en acto instintivo y bondadoso maternal, lo primero que hace es recibirnos en su regazo y alimentarnos. La leche de nuestra madre, una proteína animal, es nuestro primer alimento, y en ella experimentamos por primera vez la bondad, la compasión, la satisfacción, el placer y mas importantemente el Amor incondicional, muchas veces, hasta con dolor físico, sin embargo no dejan de hacerlo.

En este sentido, el proceso de alimentación humana esta siempre ligada a las emociones, y de hecho son primordialmente importantes ya que nos alimentamos físicamente de ellas también, entendiendo que las emociones son sentidas en el cuerpo gracias a una cantidad de hormonas, que son sustancias químicas generadas por diferentes glándulas, que en el momento de ser expedidas se unen a las proteínas del cuerpo, sean lactosas o la misma fibra muscular de la carne.


Entendiendo ya que todo lo que nosotros recibimos como alimento esta codificado genéticamente, también nos alimentamos de información. Y he aquí la gran importancia del origen de la carne animal para el consumo humano.

Sabemos que diferentes culturas al rededor del mundo durante millones de años han desarrollado formas o rituales religiosos del sacrificio animal para comer, podríamos enumerar una larguísima lista de ellos y los diferentes procesos, pero aquí vamos a centrarnos en la importancia y la forma mas humana de hacerlo.


Los mas famosos rituales que han llegado a nuestros días son dos:

El Judío; por degüello, ritual realizado por un matarife experto, que persigue causar el menor dolor o sufrimiento al animal a la vez de que salga la mayor cantidad de sangre posible, seccionando de forma rápida con un cuchillo, la tráquea, el esófago, los dos nervios vagos, las dos arterias carótidas y las venas yugulares.

Algunos rabinos ortodoxos permiten el aturdimiento posterior al corte, una técnica en la que los cuellos de los animales se cortan casi al mismo tiempo que se dejan inconscientes.

"Otra posible concesión puede provenir de los métodos modernos de aturdimiento, incluido el dióxido de carbono, que no dañan al animal en formas prohibidas por la ley judía"

El Islámico; también por degüello mediante la sección de la tráquea, esófago y carótidas en el vacuno, ovino, caprino y aves. El apuñalamiento en un punto concreto de la tráquea se utiliza en dromedarios y camellos. El asaetamiento se utiliza en animales salvajes.

No está permitido el aturdimiento por golpe o por anhídrido de carbono. Tampoco el electrocutamiento.


La inconsciencia se logra en segundos y la muerte ocurre debido a la hipoxia cerebral y no a la pérdida de sangre.

En el continente americano la cultura Wayuu (norte de Colombia y Occidente de Venezuela) practica un ritual de sacrificio animal muy parecido al Judío y esta presente en nuestros días, donde es valioso rescatar que al realizar el sacrificio animal este es considerado hermano, parte de la familia, por lo cual se le agradece por su vida y se honra el universo con su sangre.

En esta entrega nos centraremos en la importancia de la forma del sacrificio de animales, ya que los asuntos religiosos y morales son fuero de cada cultura y no son de nuestro interés en este momento, por lo que nos centraremos observando el impacto bioquímico de la carne al momento de la muerte del animal para consumo humano.

Para comprender estos conceptos es necesario entender que el animal es un ser pensante y sintiente;

"Los sentimientos son construcciones cerebrales con los que el individuo hace lazos con su entorno, éstos pueden ser placenteros (satisfacción, felicidad), los cuales reforzarán la conducta que los originó, o desagradables (miedo, aflicción, frustración)" (Broom, 1998).

Por lo tanto tienen la capacidad de sentir dolor, angustia, terror, miedo, depresión y entre otros estados, de ello tenemos pruebas científicas; las evidencias neuroanatomías y neurofisiológicas en el sistema "Límbico" de todos los vertebrados.


Entendiendo esto, comprendemos la necesidad humana de que los animales que nos acompañan en la vida para alimentarnos vivan una vida placentera, feliz y en armonía dentro de nuestras granjas, ya que eso mismo será lo que nos alimente. Esto implica una relación sagrada de reverencia ante los animales de nuestra comunidad. La forma mas directa y rápida para sacrificar el animal son las que ya explicamos anteriormente, de las que tenemos experiencia milenaria en diferentes culturas.

Una razón importante de observar es la de que no se genere en el animal emociones que luego vayan a ser una bomba química que estará segregada por todo el sistema nervioso del cuerpo y a su ves en toda la fibra muscular. En ese sentido preservar al animal en "pureza", que no haya sido sacrificado con codicia, sentimientos de placer o morbosidad, por el contrario, necesitamos que sea con reverencia, honor y compasión, de forma rápida y limpia. Esto asegura que la carne no sea contaminada con las hormonas del miedo, terror, depresión y o sufrimiento. Recordando que esto mismo es lo que posteriormente vamos a ingerir.


Al cortar la garganta de forma profunda, hasta la cerviz de ser posible, se interrumpe la comunicación del cerebro al resto del cuerpo0, y se desangra el animal.

Veamos la relación del cerebro con respecto a las hormonas:

  • TELENCÉFALO: Amígdalas; Miedo, agresión, identificación del peligro, afectos y memoria emocional

  • DIENCÉFALO: Tálamo; Percepción consciente y localización del dolor. Regulación de conducta emocional. Funciones de integración y parte del pensamiento abstracto.

  • HIPOTALAMO; Regulación hormonal, hambre, sed, impulso sexual, expresión de emociones.

Desde 1937 J. Papez demostró que no existe un centro único y específico para la génesis y expresión de las emociones, sino que es más bien un circuito que involucra a varias estructuras interconectadas, como son los cuerpos mamilares del hipotálamo, los núcleos talámicos anteriores, la circunvolución del cíngulo y el hipocampo. Considerando esta información para nosotros conscientes de nuestra alimentación y del valor de la vida animal a quienes consideramos también seres sagrados, no podemos omitir una forma sagrada de tratar su existencia, acudimos a la etología; "Ciencia que se dedica al estudio del comportamiento animal, y pretende comprender los motivos que originan ciertas conductas, las ventajas que aportan al animal y las modificaciones de dichas conductas a lo largo de la evolución" (Manteca, 2002).



"La etología y el bienestar animal son elementos indispensables para poder tener idea de lo que significa una “buena vida” para los animales, y así poder estimar si el trato que les damos, tiene relevancia ética. Como no podemos hablar con los animales, ni tenemos acceso directo a sus mentes, el concepto de “bienestar” resulta una valiosa herramienta para aproximarnos a conocer lo que los animales experimentan" (Brom, 1997).

Bienestar es un término que empezó a utilizarse en la década de los 60’s en el Reino Unido –y según el Comité holandés de bienestar animal–, se refiere a un estado de completa salud física y mental en que el animal está en armonía con su ambiente (NRLO–TNO, 1975; Spinelli, 1987). Es indispensable conocer lo que significa el “bienestar de los animales”, para poder argumentar sobre las consideraciones éticas que se deben tener con ellos, así como para la legislación y elaboración de normas acerca del trato que deben recibir por parte de los humanos (Brom, 1977, p 208–222; Broom,1993, p74). El concepto de bienestar tampoco puede limitarse a que el animal no esté experimentando sufrimiento (Spinelli, 1987); sino más que una definición biológica, debe ser un concepto ético; es decir, bienestar no implica únicamente que el animal no sufra, sino que tenga una buena vida, en la que pueda desarrollar y expresar sus capacidades para vivir de cierta manera, y que pueda tener experiencias placenteras (Brom, 1977), cumplimiento de expectativas, satisfacción y felicidad o bienestar mental (McMillan, 2002). Por lo tanto, el bienestar comprende también las emociones y sentimientos subjetivos del animal y no sólo su salud física (Dawkins, 1990), ya que los animales también necesitan estímulos emocionales y mentales positivos para desarrollarse adecuadamente y mantener su salud física y psicológica (Clark, 1997). El bienestar mental y/o emocional se refiere a una preponderancia de emociones y sentimientos agradables, sobre los desagradables, durante toda la vida del animal (Diener, 1993; Mench, 1998).

Ahora bien, entendiendo sobre el valor divino de los animales, su sagrada vida, y la necesidad de que se desarrollen en un ambiente de paz, equilibrio y absoluto bienestar, es por ello que en antiguas culturas incluso hoy día no se permite que los animales vean o presencien el sacrificio de otro animal, tampoco que el animal a sacrificar vea el cuchillo o él sienta, vea o escuche el momento del afilamiento del instrumento. Se evita a toda costa la violencia animal, y se honra el espíritu y el cuerpo del sacrificio.

En este sentido antiguas culturas alrededor de nuestro planeta no usaban la cabeza para consumo humano, (de allí nace la taxidermia) para honrar la vida del animal sacrificado, y si se llegaba a usar su piel, una parte sería para indumentaria y otro para instrumentos musicales ritualísticos, pero no se encuentran registros de que solo se matase un animal por el uso de su piel, al contrario, se usa su piel para no desprestigiar y deshonrar todas las partes que conforman su cuerpo. De allí la sacralidad de todo ser que respira.

En muchas sociedades la sangre esta prohibía de consumir, por un motivo sagrado, ya que esta unido directamente al corazón, donde ancestralmente se entiende reside el alma, por lo tanto la vida se mueve en la sangre y en este sentido, se habitúa que la sangre se regrese a la tierra. Muchas culturas entendían y siguen entendiendo a los animales como seres divinos, por lo cual en el caso de alimentarse de ellos su sangre es regresada a origen.


La sangre obsequiada a los dioses es más que un simple alimento y más que un medio de comunicación, se trata de una sustancia mágica que crea nueva vida. La necesidad de una renovación ritual periódica de las divinidades, por supuesto, es un viejo motivo de las religiones mesoamericanas. Con la renovación de los dioses se renuevan las fuerzas de la naturaleza, las cuales representan y personifican a las mismas deidades. La sangre como líquido vital también es el líquido por excelencia.

Considerando e integrando toda esta información, nos sentimos invitados a transformar nuestras granjas en santuarios donde se valora la vida animal, y donde nos sentimos consagrados a alimentarnos de forma consciente, honorable y sagrada de la vida animal, que es la representación de nuestra misma vida en formas divinas, como lo hemos experimentado en antiguas tradiciones donde se cree que los animales no son cazados o sacrificados por nuestra voluntad, antes bien ellos permiten por compasión que nosotros tomemos su vida para seguir existiendo, ya que ellos son otra forma de dios, y de forma libre deciden abandonar el cuerpo para renovarse. Cumpliendo con esto los ciclos eternos de la vida y la muerte.

Gio Polanco - Kalwasha Gestor Cultural Independiente



Si te gustó el articulo, dale me gusta y compartilo con tus seres queridos que más desees ayudar. Te lo agradecerán.


Dejanos tu opinión en comentarios...




135 visualizaciones0 comentarios