top of page

Vapores Vaginales: Guia Paso a Paso

Actualizado: 31 mar 2022

Vapores Vaginales para Traer Consciencia y Salud a tu Vagina.



El vapor vaginal para mí se ha convertido en un ritual, en un momento meditativo con mi vagina. Para las primerizas con Conexión Matriz tal vez le suene algo raro. Les juro que al día de hoy cada mujer que he acompañado a realizar un vapor vaginal se ha quedado maravillada de la experiencia y la reacción siempre es ¡¿Cómo no hice esto antes?!


¿Qué es un Vapor Vaginal?

El vapor vaginal es un baño de vapor o pequeño sauna creado con hierbas hervidas en agua que sube hacia la vagina en forma de vapor permitiendo la dilatación de vasos sanguíneos, aumento de la circulación, ablandamiento de las paredes vaginales, limpieza uterina y vulvo vaginal, entre otros beneficios.


¿Cómo se preparan las hierbas?

  1. Coloca a hervir 1 litro de agua en una olla (no utilices ollas de aluminio o con componentes tóxicos) y una vez entrado en hervor coloca dos cucharadas soperas (por un litro) de las hierbas secas que elijas.

  2. Al colocar las hierbas puedes poner tus intenciones o pedirle al espíritu de las hierbas que te asistan a sanar, a relajarte, a conectarte o lo que tu sientas.

  3. Baja el fuego a mínimo o corona y deja que se cocine 3 a 5 a minutos con olla tapada.

  4. Luego apaga el fuego y deja reposar con tapa durante 3 minutos o hasta que el calor del vapor esté adecuado para tu sensibilidad.

  5. Lleva tu preparación a un recipiente tipo bol o ensaladera que no sea de plástico (para evitar sus toxinas) o déjalo en tu olla. Ten en cuenta que en recipientes de vidrio o barro el agua se enfriará mas rápido. Si prefieres hacer durar un rato más los efectos te sugiero realizarlo en una olla de acero inoxidable o de hierro.

¿Cómo realizar la vaporización vaginal?

  1. Colócate una falda larga, vestido suelto, pareo o cúbrete con una manta y quédate sin ropa interior. Es importante que el vapor no se escape demasiado rápido para aprovechar los efectos.

  2. Si deseas puedes ponerte una música meditativa o relajante para acompañar el momento.

  3. Ve con tu bol a un rincón de tu casa donde estés tranquila y no entre frío ni vientos.

  4. Acuclíllate sobre tu bol dejando que el vapor entre suavemente por tu vagina, pelvis, cérvix, útero.

  5. Si esta postura te es incómoda de sostener puedes colocarte de rodillas o en cuatro apoyos y dejar tu pecho caer sobre unos almohadones (ver foto)

También puedes colocar tu recipiente en un bidet previamente desinfectado. Ten en cuenta que el bol debe ser más bajo que los bordes del bidet y debes mantenerte bien tapada para crear el efecto «sauna».



A tener en cuenta...

Cuando te acerques al vapor registra si soportas el calor para evitar quemarte. La sensibilidad vaginal de cada una es personal y la conoce cada una. Al igual que cuando una va a ducharse conoce la sensibilidad que tiene a la temperatura del agua, es lo mismo con el vapor. Si al principio te resulta muy caliente trata de no estar tan cerca del vapor y a medida que lo sientas más confortable puedes ir acercándote.

El tiempos estimado de este protocolo de vapor son entre 10 y 15 minutos, una vez que ya no sientes el calor confortable puedes dejarlo.

Al finalizar puedes echar tu infusión (ya fría) a la tierra como una ofrenda.

Luego de vaporizarte cúbrete con una chalina, rebozo o tela alrededor de tu vientre y zona lumbar para mantener el calor. Es preferible, para mantener el efecto relajante, que luego de vaporizarte no hagas esfuerzos físicos y te mantengas tranquila. Algunas mujeres prefieren realizar la vaporización antes de ir a dormir.


Contraindicaciones:

  • No debes nunca vaporizarte durante tus días de sangrado menstrual.

  • No debes vaporizarte durante tus días fértiles si estás buscando un embarazo. En este caso deberías esperar a que pase tu menstruación si no estas embarazada.

  • No debes vaporizarte si estás embarazada.

  • No debes vaporizar si tienes sangrado en medio de tus ciclos (fuera de la menstruación)o sangrados espontáneos.

  • Si tienes alguna cicatriz o irritación vaginal ante la cual el calor la exacerba, es preferible no vaporizarse o tomar una consulta conmigo, una especialista en vapores o facilitadora en cuidados de la matriz para tratarlo con otras alternativas o evaluar el caso particular.

¿Cuántas veces te puedes vaporizar?

En principio te sugiero empezar realizando dos vaporizaciones seguidas después de menstruar, esto significa que una vez se retire por completo tu sangrado te harías un vapor ese día y otro al mismo siguiente. Luego te vaporizarías dos días antes de que llegue tu próximo sangrado, esto significa que si tu menstruación suele venir el día 28 realizarías un vapor el día 26 y otro el día 27. Estos tiempos de vaporización son generales, en una consulta privada podremos evaluar cual es el protocolo más adecuado para beneficiar tu ciclo y tu salud.